Infecciones Respiratorias en Niños




En estos días se ha presentado en el consultorio un aumento de casos de infecciones respiratorias agudas (catarros, tos, resfriados, gripe), que como ya habíamos comentado, en la mayoría de los casos son de origen viral y por lo tanto no se curan con antibióticos.

Tanto los niños como los adultos normalmente se recuperan con solo esperar que la enfermedad siga su curso natural, por lo general en una semana, aunque a veces pueden tardar hasta dos o tres semanas en curarse.

En algunos casos estas infecciones virales pueden complicarse o sobreinfectarse con bacterias, por lo que es importante tener con tus hijos algunos cuidados y llevar a cabo ciertas medidas para contribuir a su curación.


Lo que puede ayudar

Para evitar complicaciones y mejorar los síntomas (tanto en niños como en adultos) mientras el ciclo de enfermedad cumple su curso se recomienda:
  • Descansar mucho
  • Beber líquidos en abundancia
  • Usar un humidificador limpio, un vaporizador de aire frío o respirar el vapor de un recipiente con agua caliente o de la ducha.
  • Evitar que tus hijos se expongan al humo secundario del cigarrillo y otros contaminantes (sustancias químicas o irritantes aerotransportadas).
  • Tomar algún antiinflamatorio recetado por tu pediatra para aliviar el dolor (no la fiebre)  si es necesario.
  • Se puede aliviar el dolor de garganta tomando trocitos de hielo.
  • En casos de congestión nasal (nariz tapada) se puede usar una solución salina en gotas o spray nasal para despejar así las fosas nasales y evitar que el niño respire el aire frío y sin filtrar por la boca y se complique más.



En cuanto a la alimentación se recomienda:

• No suspender la lactancia del seno materno, ofrecer el pecho con mayor frecuencia.
• Incrementar la ingesta de líquidos.
• Mantener la alimentación habitual prefiriendo alimentos de consistencia suave y ofrecerlos en porciones pequeñas con mayor frecuencia.


Lo que NO se necesita


 Antibióticos: Ya que hasta el 90% de las infecciones respiratorias agudas son causadas por virus, no es adecuado usarlos de primera intención en la mayoría de los casos, a no ser que tu pediatra así lo valore.

Descongestivos y antihistamínicos:  No deben de considerarse de uso general, pueden tener efectos secundarios indeseables sobre todo en niños menores de cinco años.

Antitusivos: (medicamentos para "cortar" la tos)
  • Como la tos es un mecanismo de defensa para que no se llenen de moco los bronquios, no conviene quitarla.
  • Si el bebé tose dormido, indica que la tos no le molesta a él.
  • En realidad, es raro un uso justificado de estos medicamentos, solo en el caso de enfermedades muy concretas como la tosferina.
Mucolíticos: (fármacos que sirven para fluidificar las secreciones).
  • Son innecesarios y en muchos casos ineficaces.
  • La mejor manera de ablandar los mocos es humedeciéndolos con suero salino (si están en la nariz) o respirando aire húmedo o bebiendo agua y otros liquidos (si están en los bronquios).

Datos de Alarma:

Son aquellos signos y síntomas que nos indican que una infección respiratoria se puede estar complicando afectando el tracto respiratorio inferior y que puede estar en riesgo la vida del enfermo.

No respiratorios:
  Hipotermia (Temperatura menor a 36°C).
  Rechazo a los líquidos y alimentos.
  Somnolencia constante.
  Fiebre por más de 3 días.

Respiratorios:
  Quejido respiratorio.
  Sibilancias audibles a distancia (se escucha un silbido al respirar).
  Tiros intercostales (se le sume entre las costillas al respirar).
  Cianosis peribucal y distal (se pone azul o morado de la boca o los dedos).
  Respiración acelerada (taquipnea) .
  Aleteo nasal (las fosas nasales se ensanchan al respirar).

En caso de que un niño con infección respiratoria presente cualquier dato de alarma debe acudir de inmediato a la unidad de urgencias mas cercana ya que su vida puede estar en peligro.


¿Como puedo prevenir las infecciones respiratorias en mi familia?

• Mantener la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida  y de forma
  complementaria (junto a los alimentos) al menos hasta los dos años o más.
• Recuerda que el lavado de manos y estornudar correctamente es fundamental para evitar el contagio.
• Vigilar el estado nutricional de tu pequeño en las consultas de crecimiento y desarrollo.
• Si es necesario corregir cualquier déficit nutricio.
• Cumplir con el esquema de vacunación de acuerdo a su edad.
• Vacuna a toda tu familia anualmente contra la influenza y también en una ocasión contra la tosferina por
   medio de la DPT acelular (estrategia capullo) para prevenir contagios a los más pequeños.
• No fumar cerca de los niños.
• No exponer a los niños al humo de cualquier otra fuente.
• Evitar los cambios bruscos de temperatura.
• En época de frío, mantenerlos abrigados.
• Comer frutas y verduras que contengan vitaminas "A" y "C" (las frutas no cápsulas o gotas comerciales).
• Tomar abundantes líquidos.
• Evitar mantener a tus hijos en habitaciones con muchas personas dentro o en lugares muy concurridos.
• Ventilar las habitaciones.
• Acudir a la atención médica del niño sano.


Y por último de forma muy concisa esté documento de la Asociación Española de Atención Primaria en Pediatría que resume muy bien que hacer como padres ante la tos:



Recuerda, las infecciones respiratorias en niños son un padecimiento común que en la mayoría de los casos se resolverán sin complicaciones y no requerirán antibióticos; únicamente sintomáticos que pueden o no ser fármacos.

¡Evita la automedicación y si tienes cualquier duda consulta a tu pediatra!


---------------------------------------------------------------------------------------------
Con Información del CDC (http://www.cdc.gov/getsmart/antibiotic-use/symptom-relief.html), y la SSA Mexico. 

Y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria
http://www.aepap.org/