Disfonía o afonía después del llanto.

El día de hoy recibí una pregunta muy interesante que publico como post ya que puede ser de interés de varios padres y madres:

“Doc.  ¿Que  hacer  cuando  un  bebé  queda  afónico  después de  un  fuerte  llanto o  grito?”

Para responder esta pregunta sería útil saber si tu bebé se encuentra "afónico", es decir que ni siquiera se pueda escuchar su llanto o su voz; o "disfónico", esto es que su llanto o su voz se escuche ronca.

En caso de que se encuentre realmente afónica la recomendación es una evaluación inmediata por el pediatra, ya que habrá que descartar que tenga también algún compromiso en la respiración o en la entrada de aire.

En el caso de cualquier disfonía (ronquera) hay que evaluar si no tiene otros síntomas, es decir, datos de infección respiratoria, fiebre, dificultad respiratoria, etc... En caso de presentarse se puede tratar de una laringitis o laringotraqueítis de tipo infecciosa que deben ser evaluadas lo mas pronto posible por tu pediatra, ya que de ser así requerirá tratamiento específico.

Si la disfonía se presenta como el caso que mencionas después de un llanto excesivo o grito fuerte y no hay otro síntoma, la causa es una irritación mecánica de las cuerdas vocales donde el mejor tratamiento será el tiempo y el reposo, en algunos casos si el problema es importante, se puede beneficiar de algún antiinflamatorio.

Es importante insistir que si la disfonía se acompaña de tos, fiebre, escurrimiento nasal o dificultad para respirar; se debe acudir a valoración por el pediatra. Lo mismo, con cualquier disfonía que dure más de una semana.

Saludos.

Consejos para evitar accidentes por caída de muebles y electrodomésticos.

Después de cumplir el primer año de vida tu hijo adquirirá gradualmente nuevas y mayores habilidades que te sorprenderán,  entre las que estarán mantenerse de pié sin apoyo y caminar solo. Alrededor de los 16 meses comenzará a subir escalones, posteriormente podrá escalar, y un sinfín de capacidades que requieren medidas de prevención específicas para evitar accidentes que no te preocupaban en sus primeros meses de vida.

No contamos con la estadística México, pero en Estados Unidos, un promedio de un niño muere cada dos semanas cuando un televisor, un mueble o un electrodoméstico cae sobre el. En nuestro país un alto número de niños menores de 5 años son atendidos en salas de urgencias por lesiones asociadas con estos incidentes.

Típicamente, estas lesiones y muertes ocurren cuando los niños empujan, se recuestan o trepan sobre muebles para televisores, armarios, tocadores, escritorios, cómodas y electrodomésticos.  En algunos casos los televisores colocados sobre muebles caen sobre los niños causándoles lesiones traumáticas y a veces fatales

Algunos consejos de seguridad sencillos y económicos para evitar estos peligros: son:

-         Verifica que los muebles son estables por sí solos. Para mayor seguridad, fija a la pared o ancla en el piso los tocadores, cómodas, muebles para televisores, armarios y unidades de entretenimiento.
-         Coloca los televisores en muebles estables, de baja altura y apropiados para su tamaño. Empuja el televisor lo más lejos posible del frente del mueble.
-         Retira de la mesa para el televisor artículos como el control remoto y juguetes que tienten al niño a treparse sobre el mueble para alcanzarlos.
-         Asegúrate de que las estufas sean instaladas con soportes para evitar volcamientos.





Recuerda que tu hijo ya es un pequeño explorador y que la mayoría de los accidentes en niños suceden en la casa.

No es mi intención atemorizarte ni mucho menos, pero observemos por un momento el entorno de nuestros hijos, nuestra casa. ¿Qué otros riesgos para su seguridad y su salud crees que puede haber en casa? ¿Qué otras medidas de prevención conoces o crees que puedan ser útiles para otros padres? ¿Te gustaría compartirlas?

Recibe mis saludos. Espero tus dudas y comentarios.