El llanto de tu bebé

Una preocupación común de los padres en la consulta de los recién nacidos y lactantes es el llanto de su bebé. ¿A quién de ustedes padres no le ha preocupado si ese llanto se pudiera deber a una urgencia o algún problema de salud de sus seres más queridos?

Es importante recordar que el llanto es la primera forma de comunicación verbal de tu bebé y como padre o madre lo puedes interpretar de distintas formas.

Casi todo mundo reconoce que los bebés lloran por muchas razones y que el llanto es una parte normal de la lactancia o primer año de vida. Sin embargo, el estrés y la ansiedad que los padres experimentan en respuesta al llanto frecuente o constante, especialmente si son primerizos,  pueden ser considerables.


¿Por qué lloran los bebés?

A veces, los bebés pueden llorar aparentemente sin razón alguna, pero en general el llanto es una respuesta a algo. Algunas veces, es difícil entender qué es lo que está molestando a tu bebé en ese momento. Algunas posibles razones abarcan:
  • Hambre. Los recién nacidos quieren comer de día y de noche, con frecuencia cada 2 a 3 horas.
  • Aburrimiento. Tu bebé puede desear compañía. Prueba ponerlo en su mochila portabebés para estar juntos mientras realizas otras actividades en la casa.
  • Gases y/o espasmos intestinales después de la alimentación. El dolor se presenta si el bebé ha sido alimentado demasiado o no se le han sacado los gases lo suficiente.
  • Alimentación de la madre. Algunos alimentos (en especial las bebidas con cafeína) que una madre lactante consume pueden causar malestar.
  • Cólico. Muchos bebés de edades entre 3 semanas a 3 meses desarrollan un patrón de llanto asociado con cólico. El cólico es una parte normal del desarrollo que puede desencadenarse por muchos factores y generalmente se presenta al final de la tarde o en las horas de la noche.
  • Molestia, como por ejemplo por un pañal húmedo; también la ropa ajustada puede molestar a tu bebé.
  • Temperatura. Sentirse demasiado caliente o demasiado frío. Los bebés también pueden llorar por sentirse demasiado envueltos en frazadas o por el deseo de que los abriguen bien.
  • Demasiada estimulación. El exceso de ruido, luz o actividad, lo cual puede agobiar al bebé de manera lenta o súbita.


¿Qué hacer cuando tu bebé está llorando?

El llanto probablemente sea parte del desarrollo normal de tu bebé, sin embargo no debes subestimarlo. Cuando tu bebé tenga una crisis de llanto, te recomiendo buscar las causas y eliminar las fuentes de llanto que se puedan contrarrestar.
  • Asegúrate de que el bebé esté respirando con facilidad y que los labios y los dedos de manos y pies estén tibios y de color rosado. En caso de presentar dificultad para respirar, fiebre, o cianosis (que se ponga morado), su vida puede estar en peligro, contacta a tu pediatra o servicio médico más cercano de inmediato.
  • Verifica si hay hinchazón, enrojecimiento, humedad, salpullidos, dedos fríos en manos y pies. Si es así contacta a tu pediatra.
  • Cerciórate de que tu bebé no tenga hambre.
  • Asegúrate de estar alimentando a tu bebé con la cantidad apropiada y sacándole los gases en la forma correcta.
  • Revisa que tu bebé no tenga demasiado frío ni demasiado calor
  • Revisa si es necesario cambiarle el pañal.
  • Asegúrate que no haya demasiado ruido, demasiada luz o viento, o estimulación e interacción inadecuadas.
  • Revisa si tiene los brazos o piernas retorcidos, lóbulos de las orejas doblados o dedos de manos y pies comprimidos.


Como calmar una crisis de llanto:

No existe un método único ni infalible para calmar el llanto de los bebés, sin embargo existen varias formas para tranquilizarlo. Con suerte, alguna de las siguientes recomendaciones te puede ser útil.
  • Mecerlo: Puede relajarse si lo tomas en brazos y lo meces junto a tu cuerpo suavemente. Pronto descubrirás la postura que más le tranquiliza.
  • El movimiento: Coloca al bebé en su mochila portabebés, muévelo en su carriola, o incluso sácalo a dar una vuelta en coche.
  • El ruido de aparatos caseros: prueba poner al bebé junto a la lavadora cuando esta prendida (suena un poco extraño pero muchos padres juran que funciona). El ruido de la aspiradora, el sacador de cabello o una radio mal sintonizada son otros ruidos que en ocasiones pueden calmar a los bebés. También el “siseo” (sssshhhhhh, ssssshhhhhh) puede tener el mismo efecto.
  • Satisface su ansia de chupar: Los bebés estan condicionados para chupar y al tuyo podría relajarlo el pecho aunque no tenga hambre, su propio pulgar y demás dedos o un chupete.
  • Masaje: A veces los bebés pueden sentir alivio con un suave masaje en el estómago en la dirección de las agujas del reloj.
  • Envolverlo: Si agita mucho las extremidades y esta inquieto puedes envolverlo en una manta fina de manera firme pero no apretada.
  • Hablar con el: Entabla una conversación con tu bebé cara a cara. El sonido de tu  voz puede ser tranquilizante.



La duración del llanto “normal” en un bebé puede durar hasta tres horas y media al día. Tal vez a ti te parezca una eternidad la duración del llanto de tu bebé, pero si calculas el total, probablemente no llegue a tres horas. Aún así, si consideras que tu bebé necesita atención médica o necesitas más orientación, llama con toda confianza a tu pediatra.

Trata de descansar lo suficiente, ya que los padres agotados están menos capacitados para cuidar a su bebé. Apóyate con otros familiares o amigos que con mucho gusto podrán encargarse del bebé si llegas a sentir desesperación. De ninguna forma debes de sentirte culpable o que estas abandonando a tu bebé por pedir ayuda para cuidarle.

Llama a tu pediatra de inmediato en caso de que el llanto de tu bebé esté asociado con cualquier síntoma significativo como fiebre, diarrea, vómitos, sarpullido, dificultad respiratoria u otros signos de enfermedad.

Guía para dormir seguro.

Una pregunta frecuente de los padres en la consulta pediátrica es acerca de que si hay o no una mejor posición para acostar a dormir a su hijo durante los primeros meses de vida. Algunos padres han oído hablar acerca del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y les causa verdadera angustia el acostar a sus hijos a dormir.

El  síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)  es la muerte súbita e inexplicable de un bebé menor de un año de edad durante el sueño. Y es una de las principales causas de muerte en el primer año de vida, por lo que ha sido objeto de atención de la pediatría por mucho tiempo.

Algunos factores de riesgo para el SMSL son:
  • Cuando el bebé duerme boca abajo o sobre su costado.
  • Lugares inseguros para dormir.
  • Exposición al humo de segunda mano.
  • Bebés prematuros o de bajo peso al nacer.
  • Alimentación con fórmula durante el primer año de vida
Después de décadas de análisis y estudios realizados, diversos organismos internacionales han llegado a emitir la principal recomendación que disminuye este riesgo, la cual es acostar a los bebes boca arriba al dormir.

Otras recomendaciones útiles para disminuir los riesgos para tu bebé al dormir son:


Antes de que nazca el bebé:
  • Si alguno de los padres fuma, dejen de hacerlo.
  • No respires el humo de segunda mano.
  • Evita el consumo de bebidas alcohólicas y drogas.
  • Recibe atención médica durante tu embarazo.
  • Prepara un lugar seguro donde tu bebé dormirá.
  • No permitas que se fume en tu hogar.
  • Informa a los miembros de la familia cómo pueden ayudar a mantener al bebé seguro.

Una vez que ha nacido el bebé:

No:
  • No permitas que nadie fume en la habitación de tu bebé.
  • No lo abrigues demasiado, evita los edredones, las colchas, cobijas gruesas, almohadas o peluches en la cuna de tu bebé. Cuando entres a la casa quítale el gorro y la ropa que le sobre.
  • Si compartes la cama con tu bebé asegurate de seguir todas las medidas de seguridad recomendadas por UNICEF . El dormir con tu bebé (colecho) es una práctica que favorece la lactancia materna exclusiva exitosa, lo cual es un factor protector impactante en la estadística de muerte súbita. 
  • No es recomendable dormir con el bebé en un sofá o el sillón.
  • No utilices los llamados "posicionadores para dormir", ya que no esta demostrado que reduzcan el riesgo, sino que al contrario, lo aumenta.
Sí:
  • Coloca a tu bebé en la posición correcta en su cuna (boca arriba).
  • Asegúrate de que no haya un espacio mayor de dos dedos entre el colchón y los lados de la cuna.
  • Dale seno materno a tu bebé (disminuye en un 50% el riesgo de muerte súbita).
  • Deja que tu bebé duerma en tu habitación en su cuna los primeros seis meses.
  • Acude a tu pediatra si percibes que tu bebé no se encuentra bien.
  • Comparte esta información con las personas que van a cuidar a tu bebé.

 

Cuando el bebé esté despierto 
  • Coloca al bebé boca abajo para jugar y hacer ejercicio – para que los músculos del cuello y los brazos se fortalezcan y el bebé se desarrolle sanamente


A continuación un video con algunos otros consejos útiles de seguridad para tu bebé:




Y un video más (en iglés) acerca de los "posicionadores para dormir".



-----

Muy bien, espero que la información te sea de utilidad. Si tienes cualquier duda o si quisieras que comente otro tema de tu interés acerca de la salud y cuidados de tus hijos, házmelo saber a: pediatriajovel@hotmail.com

¡Saludos!

Preguntas acerca de la consulta pediátrica.

¿Que es la Pediatría?
   La pediatría es la especialidad médica que estudia al niño y sus enfermedades. El término procede del griego paidos (niño) e iatrea (curación), pero su contenido es mucho mayor que la curación de las enfermedades de los niños, ya que la pediatría estudia tanto al niño sano como al enfermo.


¿Por qué debo de llevar a mis hijos con un pediatra?
   En la actualidad y desde hace mas de 50 años, el conocimiento médico se ha incrementado de forma muy importante; tanto, que hoy en día resulta muy difícil poder abarcar y servir con maestría a la salud en todas las etapas de la vida y en las diferentes condiciones del ser humano. Es por esto que durante el siglo pasado surgieron de manera formal las especialidades de las distintas ramas de la medicina.

   El Pediatra es el profesional de salud que después de su formación como médico general realiza un curso de especialización de 3 a 4 años (un posgrado), en la salud y enfermedad del individuo desde el nacimiento hasta los 18 años de edad y es el encargado de ofrecer una atención integral adecuada al niño y al adolescente, incluyendo la orientación familiar y educación para la salud.


¿Por qué se recomienda llevar a los niños al pediatra periódicamente? ¿No bastaría con llevar a mis hijos al médico solamente cuando se enferman?
   La importancia de las llamadas "consultas de control" radica en que favorecen la prevención de importantes enfermedades, conocer la evolución del crecimiento, nutrición, desarrollo cognitivo, el estado de sus inmunizaciones (vacunas), etc. Además que en ellas se da un espacio para la educación en la salud, resolviendo dudas de los padres e informando acerca de los aspectos de alimentación,  cuidados específicos, datos de alarma, etc; de acuerdo a la edad actual del niño en el periodo de la consulta. 

   Se recomienda que acudas a revisión periódica con el especialista, ya que aunque tu hijo esté sano, existen alteraciones o enfermedades que parecen no percibirse a simple vista, pero que pueden ser detectadas en la consulta con el pediatra, y por lo tanto ser atendidas tempranamente.

   Por otro lado, cuando tu hijo se encuentra enfermo, es importante que sea valorado por un especialista en niños ya que además de lo mencionado, su tratamiento siempre deberá de ajustarse a su edad, a su peso y sus condiciones específicas e individuales previas.


¿Con que frecuencia debo llevar a mis hijos con el pediatra?
   La atención pediátrica del niño sano se recomienda de acuerdo a la edad de la siguiente forma:
   ¬
      - Consulta prenatal:  Antes del nacimiento, una consulta de los padres con el pediatra en el
                                          último trimestre del embarazo.
      - Al nacimiento: En el momento del parto o cesárea.
      - Recién nacido: A los siete, a los quince días de vida y al mes de edad.
      - Del segundo al sexto mes de vida: Al menos cada dos meses.
      - De los seis meses a los dos años de edad: Cada tres meses.
      - De los dos años de edad a los cinco años: Cada seis meses.
      - De los cinco años en adelante: Una vez al año hasta los dieciocho años.


¿Qué es el crecimiento? ¿Por qué es importante vigilarlo?
   El crecimiento infantil es el proceso mediante el cual el niño adquiere un incremento en el  tamaño y volumen de su cuerpo. Este se mide a través del aumento de peso y talla. La valoración periódica del crecimiento es fundamental en la consulta de control ya que este es el principal indicador de salud de tu hijo. En caso de encontrarse afectado, es decir, si un niño o niña no crece de acuerdoa lo esperado, puede haber algún problema de salud "escondido u oculto" que debe descartarse.



¿Que es el desarrollo?
   El desarrollo es un proceso continuo mediante el cual un niño adquiere habilidades gradualmente más complejas, que le permiten una mejor interacción con las personas, los objetos y las situaciones de su medio ambiente. Su evaluación periodica también nos permite conocer el grado de maduración y salud  de tu hijo.



¿Que es la Holística y la Pediatría Integral?
   El holismo (del griego holos; todo, entero, total) es la idea de que todas las propiedades de un sistema, no pueden ser determinados o explicados por las partes que los componen por sí solas. El sistema como un todo determina cómo se comportan las partes.  La holística significa una concepción basada en la integración total frente a un concepto o situación.

   Debemos recordar que cada niño es un sujeto individual, y al mismo tiempo parte de un sistema que es su familia. De la misma forma en que su personalidad es el resultado de múltiples factores internos, externos, familiares, ambientales, sociales y coyunturales; lo mismo es para su salud y enfermedad. Tu hijo es un ser único e irrepetible. De esta misma forma debe ser abordado en la consulta pediátrica.